¿Cómo reconocer si una obra de arte es falsa o verdadera?

Imagina que encuentras una pieza que podría ser el broche de oro para tu colección. Pero, un segundo, ¿y si no es original? Tranquilo, aquí vamos a desmenuzar los secretos para desenmascarar esas piezas que intentan pasar por auténticas. Vas a convertirte en un verdadero sherlock del arte.

Índice

¿Cuál es la importancia de analizar la veracidad de una obra de arte?

Primero lo primero, ¿por qué debería importarte si tu cuadro es el verdadero o una copia aseada? La respuesta es sencilla: valor y autenticidad. Un arte genuino no solo es digno de presumir, sino que también puede ser una inversión que incremente su valor con el tiempo. Y no nos olvidemos del respeto a los artistas originales.

Además, si te dedicas a coleccionar o a invertir en arte, tener piezas falsas puede manchar tu reputación. Y eso sin mencionar el gasto que significa comprar algo que parece valioso y resulta no ser más que una copia barata.

Evitar fraudes es otra de las grandes razones. No hay nada peor que ser la víctima de una estafa, pues afecta tanto a tu bolsillo como a tu orgullo. Más adelante te contaré sobre los métodos que puedes usar para no caer en trampas.

Y claro, está el disfrute personal. No es lo mismo tener una réplica que saber que posees una obra auténtica. Es una experiencia completamente distinta.

Criterios que se utilizan para identificar obras de arte falsas

Ahora quédate pegado, porque aquí viene la carnita. Vamos a explorar los factores que los expertos revisan para identificar una falsificación.

Trucos para evitar la resaca - Descubre lo que causa que tengas crudaTrucos para evitar la resaca - Descubre lo que causa que tengas cruda

Documentación y datos históricos

Los papeles no mienten, o al menos deberían no hacerlo. Todo arte genuino viene acompañado de una procedencia clara. Ahí se incluyen facturas, certificados de autenticidad y registros de anteriores dueños. Si la obra tiene una historia que parece más un cuento de hadas, es momento de levantar una ceja.

Equilibrio y peso visual

En el arte, todo es sobre la armonía. Los trazos, el balance de colores, la manera en que cada elemento se relaciona con los demás. Una falsificación a menudo falla en replicar ese equilibrio perfecto que el artista original plasmó.

Los ejes direccionales

Como si fuera una brújula, cada obra tiene un norte, un sur, un este y un oeste. Esto básicamente significa que los artistas planean hacia dónde llevan la mirada de quien observa. Una falsificación se puede revelar si estos ejes están desviados de lo que el artista suele usar.

Análisis de los elementos gráficos

El estilo, esas pinceladas que no puedes replicar aunque intentes mil veces. Los expertos miran con lupa los detalles que hacen única una obra. ¿Las líneas, las curvas, las sombras? Todo debe resonar con el estilo del creador.

Radiación ultravioleta

Un poco de ciencia no hace daño. La luz ultravioleta puede revelar restauraciones o diferencias en los materiales que a simple vista no se ven. Piénsalo como una rayos X del arte.

El método Morelli

Y aquí va una curiosidad; existe el llamado método Morelli, que se basa en fijarse en las partes más insignificantes del cuadro, esos detalles que un falsificador no se tomaría la molestia de copiar a la perfección. Un método con sello de científico.

¿Para qué sirve el hipo y por qué nos da?¿Para qué sirve el hipo y por qué nos da?

¿A quién se debe acudir para verificar que una obra de arte es verdadera?

Si te metiste en el mundo del arte, seguro conoces a un par de gurus de las galerías o a algún crítico con una nariz para las falsificaciones. Pero para estar seguros de no llevarnos gato por liebre, lo mejor es acudir a un tasador profesional o un perito en arte.

Estos genios del análisis tienen herramientas y conocimientos específicos que van más allá de lo usual. Imagina que son como los detectives de una serie de crímenes, pero su único caso es descubrir la verdad detrás de la lona.

También hay instituciones y laboratorios especializados que usan tecnologías avanzadas para despejar cualquier duda. Y si la obra es muy valiosa, a veces hasta el mismo artista o sus herederos pueden echar un vistazo para confirmar si es o no un original.

Al final, descubrir si una obra de arte es falsa o verdadera puede ser toda una aventura. Pero con estos tips, vas a tener una buena cabeza de inicio en tu propia búsqueda del tesoro artístico.

Mira otros artículos interesantes como el que acabas de ver, en la categoría Cosas útiles

José Andrés Altamirano Méndez

Me encanta escribir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia Más info